Lo que siempre voy a tener presente es que yo lo consentí

Elia_www.despiertatumejortu.es

Son muchos los lectores que recordaréis a Elia Rosell por su participación en los comentarios, a los posts y contenidos de "Despierta tu mejor tú". De hecho, fue la ganadora a "Tu Mejor Comentario" del mes de junio 2013. Al residir en Madrid, tuve la oportunidad de entregarle a Elia el premio (el libro de Rainer M. Rilke, Cartas a un joven poeta) en persona. Y de la conversación que mantuvimos durante poco más de una hora, ha salido adelante esta entrevista gracias a su generosidad. 

Sin más dilación, doy paso y voz a nuestra entrevistada...

 

Nací en Valdemoro (Madrid) en 1961 y siempre he vivido aquí. No podría en una gran ciudad. Me gusta mi pueblo y sus gentes, aunque ha crecido tanto que ya no es lo mismo. Pero todavía puedes salir a la calle y encontrarte con conocidos, ir al mercado y conversar con unos y otros. No te sientes nunca solo. En los pueblos las personas tienen una unión que difícilmente se puede encontrar en las ciudades. Me encanta el contacto con la gente.

Estudié E.G.B. en un colegio de monjas, San José, y FPI rama Administrativa en otro colegio de religiosas, Marqués de Vallejo. Este último era un colegio interno para huérfanas de la Guardia Civil, pero justo cuando acabé E.G.B. abrió sus puertas también a alumnas externas.

Mi ilusión era hacer bachillerato y la carrera de Psicología, pero aunque parezca increíble, en aquellos años Valdemoro, las chicas solo teníamos la opción de estudiar FP1 Administración. Es más ni siquiera podías acceder a FP2, pues se impartía en un colegio solo para chicos. Si querías ir al instituto tenías que salir fuera y mis padres no podían permitirse los gastos de una carrera.

Terminé FP1 con 16 años y a los 17 me puse a trabajar en la multinacional de alimentación infantil donde he pasado 32 años de mi vida y que tenía su sede en Valdemoro.

Entré como auxiliar administrativo en el Departamento de Atención al Cliente, y terminé como secretaria del Vicepresidente de Operaciones Globales.

Durante ese tiempo continué estudiando al salir del trabajo. En cuanto admitieron a chicas en la Escuela de Formación Profesional, hice los tres cursos de Segundo Grado. Posteriormente me matriculé en la carrera de Empresariales, pero solo terminé el primer año. Circunstancias personales y familiares me lo impidieron, pero seguí haciendo cursos y estudiando todo lo que podía. Estudié inglés en la Escuela Oficial de Idiomas, Perfeccionamiento Administrativo, Técnicas de Secretariado, Gestión de Recursos Humanos, Protocolo empresarial, etc.

Siempre he sido una persona muy inquieta, con necesidad imperiosa de aprender y experimentar cosas nuevas: he practicado parapente hasta que salí estrellada, hice un curso de pintura al óleo, tenía dos programas de radio en la emisora local, uno sobre poesía y cantautores; y otro sobre parapsicología. Soy presidenta del club de judo de Valdemoro, he pertenecido al equipo de futbol femenino de la empresa, participado en certámenes de poesía, colaborado físicamente en albergues de protectoras de animales, en una asociación de ayuda a la integración de ex toxicómanos, pertenecido al AMPA de primaria de mi hijo y colaborado en la organización de los carnavales. Nunca he podido estar quieta. Y si alguien me necesita... ahí estoy.

Estuve casada 11 años y de esa relación tengo un hijo que ahora tiene 15 años y que vive conmigo. Me separé en el año 2001 cuando mi hijo tenía 2 años y en el año 2004 comencé una relación tóxica, de la que me gustaría hablaros en esta entrevista.

En el 2009 me despidieron del trabajo y después de un año y medio en el paro me contrataron en una empresa de Artes Gráficas en las que nos pagaban mes sí y mes tampoco. Allí he estado durante dos años, justo hasta el mes de mayo en que me despidieron y tuve la suerte de ser la única que ha cobrado todo lo que se la debía.

Con las nuevas leyes y el "Derecho de elección de prestación", sólo me corresponden 6 meses y medio de paro. No quiero pensar en qué ocurrirá cuando se termine, de momento intento centrarme en buscar soluciones, no en el problema. Sé que es muy difícil que actualmente contraten a una secretaria o un administrativo con 52 años, pero no pierdo la esperanza y me pongo las pilas para afrontar el día a día con total optimismo.

 

Enrique: Elia, ¿qué tres cualidades esenciales debe reunir una buena secretaria de dirección? Explícanos un poco cada una de ellas...

Elia: Una secretaria es la "mano derecha" del jefe y su enlace con el resto del mundo, tienes que ofrecer la mejor imagen posible, por lo que es muy importante que seas una persona amable y capaz de relacionarte con todos los compañeros. No se puede ser una buena secretaria si no se tiene vocación y espíritu de servicio, aunque muchas personas confunden esto último con "servilismo" y, por supuesto nada tiene que ver.

Entre las cualidades que debe tener una buena secretaria, destacaría estas tres:

  • Discreción: manejamos asuntos muy confidenciales que afectan a todos los departamentos de la empresa. Debes tener don de gentes, pero es esencial mantener siempre el secreto profesional.
  • Organización: es imprescindible ser organizada, metódica y responsable. No debes permitirte olvidos o errores. De ti depende, muchas veces, la imagen que quieren proyectar de la empresa.
  • Capacidad de trabajo e iniciativa: has de poder hacer tres o cuatro cosas a la vez, adaptarte continuamente a los cambios, y por supuesto, adelantarte a los problemas y solucionarlos de la manera más eficiente. La iniciativa es esencial a la hora de resolver problemas.

 

Enrique: Desde hace poco más de tres meses te encuentras buscando trabajo, una tarea que no resulta sencilla ni a jóvenes ni a adultos en nuestro país. En el caso de los adultos, pasado los 45 años de edad, las empresas se encuentran reacias a contratarlos. Imagínate en una entrevista de selección de personal para optar a un puesto de trabajo que te consideras capacitada para desempeñar, ¿qué razones de peso argumentarías a favor de la contratación de una persona adulta, como es tu caso, Elia?

Elia: La principal ventaja, lógicamente, es la experiencia, pero hay otros valores que difícilmente se encuentran en una persona joven: sensatez, reflexión y madurez.

No es lo mismo tener conocimientos que haberlos vivido. Una persona joven puede estar muy bien preparada académicamente, pero tu tienes la ventaja de haber pasado por situaciones en las que has aprendido de los errores lógicos de principiante.

 

Enrique: Pasemos al ámbito personal, Elia. Una relación sentimental tiene sus luces y sus sombras, sus días buenos y malos; incluso ciclos un tanto insulsos... Tu has vivido dentro de una relación sentimental con una persona que, por decirlo suavemente, te aportó pocas cosas positivas (o ninguna), ¿qué es para ti una relación sentimental tóxica?

Elia: Una relación tóxica es aquella que te provoca emociones negativas, poco a poco apaga tu energía, afecta a tu comportamiento y a tu autoestima, hace que te sientas confundido e inseguro con respecto a ti mismo, te hace sentir culpable y al mismo tiempo víctima, porque no estás seguro de lo que está sucediendo.

Influye tanto en tu salud psíquica como física, y puede llegar a hacer que te sientas realmente mal: produce dolores de cabeza, cansancio, malhumor, insomnio, angustia, depresión...

Son relaciones que confunden profundamente y hacen que entres en un círculo vicioso: te sientes ignorada y dañada; y cuando te muestras descontenta por cómo te tratan y haces un esfuerzo para alejar a esa persona de ti, él (o ella) se las arregla para halagarte y manipularte hasta que dudas, te sientes mal por haberle dejado y vuelves a intentarlo.. Vuelves a depositar la confianza en esa persona, pero nunca ves resultados positivos.

Hay muchas tipos de personalidades tóxicas. Yo me tropecé con un mentiroso-manipulador-infiel, con quien mantuve una relación de pareja durante 7 años.

Ahora que ya ha pasado más de un año desde que finalicé la relación, me parece increíble cómo no puse fin antes, pero la explicación es simple: no era yo misma, estaba atrapada por un maestro manipulador. Y a pesar de saber todo lo que sabía sobre él, no podía escapar.

Todos tenemos debilidades e inseguridades y un manipulador inteligente sabe explotarlas. Además, y para ser honesta: eligen bien a sus víctimas, que solemos ser personas que atravesamos un momento de necesidad de cariño y con una personalidad maternal y protectora. Personas bondadosas que nos incapacita para ver la maldad en las personas a quienes queremos, y que equivocadamente toleramos muchas cosas por un poco de lo que atisbamos como cariño (una demostración de afecto, un regalo, sexo) pero que en realidad encubre otro comportamiento de fondo (uso, abuso, egoísmo, falta de respeto, etc.)

Desde el primer momento en que empezamos a salir, mi sexto sentido, llámalo presentimiento si quieres, me avisó y me previno, pero no escuché lo suficiente. Tuve la sensación de que muchas cosas no encajaban durante toda la relación, veía señales que me decían que me alejase. Mi instinto me decía que era una persona que ocultaba muchas cosas, que no era sincera y me estaba utilizando, pero mi cabeza y ella misma, me hacían creer que era una persona a quien le costaba expresar sus sentimientos y emociones, que había sufrido mucho, ya que también me hizo creer que su hijo mayor era drogadicto y con tendencias suicidas, y que me necesitaba. Le dejé en tres ocasiones pero volví.

Al principio de la relación y cuando están en periodo de conquista, te hacen sentir maravillosa empleando todo tipo de tácticas: intentan deslumbrarte con su personalidad, con sus frases seductoras, sus detalles románticos, sus halagos, hacen ver que se preocupan mucho por ti. Tratan de hacerte sentir tan bien, que quieres estar a su lado en cada momento y poco a poco empiezas a sentirte "nada" sin ellos, hacen que te sientas necesitada y consiguen con su actitud provocar lástima. Con el paso del tiempo, y cuando saben que te tienen emocionalmente atrapada, que te han hecho creer que por ti misma no vales nada y que tu físico sólo puede ser apreciado por ellos, te dejan en un segundo lugar, apenas les ves, te dedican el tiempo imprescindible para que siga el enganche y se dedican a manipular a nuevas víctimas.

Yo me sentía y me veía fea, sin espíritu, sin vida, sin ilusiones, sin futuro, ¿quién me iba a querer si no era él? Estaba muerta.

 

Enrique: Cómo saliste de una relación de estas características...

Elia: Sinceramente, todavía no sé bien cómo lo hice. A veces pienso que tengo un ángel de la guarda que cogió unos hilos invisibles y me guió.

He de decir que antes de conocerle, yo era una persona totalmente distinta. Muy alegre, ilusionada, vital, que disfrutaba con las cosas sencillas, con la amistad, con los viajes, con mi hijo, con mi trabajo...

La vida había puesto muchos obstáculos en mi camino, experiencias duras y tristes: mi novio murió de un infarto a los 22 años. Mi madre manifestó la enfermedad de Alzheimer a los 48, falleciendo 14 años después con un nivel cognitivo muy alto. Después me separé de mi marido, por problemas de bebida y falta de respeto. Prácticamente he sacado a mi hijo adelante yo sola desde que él tenía 2 años. A los dos meses de separarme, mi padre entró en coma por una operación y murió a la semana, también joven. En el año 2009 y después de 32 años trabajando en la misma empresa, me despidieron y creí venirme abajo. Pero a pesar de todo ello, me hice fuerte. Agarré el toro por los cuernos en cada situación y seguí adelante. Que lo pasado, pasado está y que hay que seguir adelante. No concibo a la gente que no lucha por salir a flote, por crecer y aprender. No me había permitido nunca sentirme víctima y siempre había hecho lo posible por cambiar las situaciones que me dañaban. Pero con esta relación... no era capaz. Estaba hundida en un pozo de autocompasión del que no podía salir.

Y por fin, después de dos años de vislumbrar inconscientemente la verdad, se conjuró todo a mi favor para hacerme "ver" conscientemente:

El psicólogo de mi hijo, que llevaba tratando sus problemas de conducta desde que tenía 6 años (justo cuando empecé a salir con esta persona), me llamó aparte y me pidió que le hablase de mi pareja. Dijo que pensaba que los problemas de mi hijo eran debidos a que en nuestra vida había una persona tóxica y que mi hijo estaba resultando afectado. Tiró de un hilo... Y en media hora se hizo la luz. Saqué todo lo que tenía dentro y por fin fui totalmente consciente de mí misma, de mi vida desperdiciada, de mi amargura, de tener enterrados mis sentimientos bajo una losa para intentar no sufrir. Debía poner punto y final. Ya había tomado la decisión pero no sabía cómo hacerlo para que mi hijo no saliera más dañado, pues era pasión lo que sentía por este hombre.

Hablé con mi hijo, quien entonces tenía 13 años y le expliqué cómo me sentía y por qué iba a romper esa relación. Asombrosamente me apoyó, a pesar de que la decepción que le provocó descubrir la verdad de esta persona, le hizo estar una semana sin querer comer apenas y tirar todos los regalos que había recibido de él. Se lo comuniqué a mi hermano y amigos. Quería tener un respaldo, por si esta persona no me dejaba "salir". Todavía tenía miedo a su poder sobre mí. Pensaba... ¿voy a ser capaz de estar sin él con lo enganchada que estoy?. Pedí ayuda a todas mis amistades...

No voy a decir que me resultó fácil. Dar el paso fue difícil, sobre todo porque yo creía que le quería. Lo pasé realmente mal. El hecho de dejarle me supuso al poco tiempo una total liberación, como si me hubiesen quitado una piedra de encima, pero descubrir su vida verdadera y qué clase de persona era fue el golpe más duro que he recibido en mi vida. El haberme sentido utilizada, el haber depositado mi plena confianza en un persona como él, la manipulación tan estudiada que hizo de mi familia y de mí. Toda su vida una mentira, incluso la de antes de conocerle. Era inconcebible para mi cabeza que existieran personas con tanta maldad.

Me rompí, como una taza de porcelana que cae desde una mesa. Y lo digo literalmente porque así lo sentí. Sentí un dolor terrible en el corazón y noté como si se partiera en mil trocitos.

Necesite ayuda de un psicólogo durante tres meses. Tuve que pedirla para sacar de mí sentimientos que nunca antes había tenido y que me estaban matando. Sentía ira, dolor, odio, impotencia, culpa por no haberme dado cuenta desde el principio. Repetía continuamente: tonta, tonta, tonta...

Fueron unos meses muy malos: no comía, no dormía, era un descubrir continuo de que cada frase que me había dicho, cada caricia, eran premeditadas y falsas. Ahora lo veía todo. Pero dejé que el dolor fluyera por mí y que el duelo siguiera su curso arropada por mis amigos. El psicólogo me ayudó a trabajar mi autoestima, que estaba por los suelos. Todos los días escribía y compartía cómo me sentía. Mis avances, mis retrocesos... Me sentí arropada en todo momento y saqué el dolor fuera de mí. Descubrí la energía. Me empecé a ver guapa otra vez, me perdoné a mí misma y volví a quererme...

Y lo más importante para una madre, mi hijo es otra persona, la relación que tenemos es totalmente comunicativa y especial, y el psicólogo ya no necesitó tratarme más.

 

Enrique: Superado el dolor y las emociones negativas que te produjo ¿qué has aprendido de esta experiencia, Elia?

Elia: Lo que siempre voy a tener presente y nunca me permitiré olvidar es que "yo lo consentí". Consentí que me anulase, consentí que me manipulase y consentí que me tratase como me trató.

¿Por qué? Porque yo no me quería lo suficiente.

Ahora soy otra. He aprendido a valorarme, a quererme, a exigir en mis relaciones, sean del tipo que sean, lo mejor para mí.

He aprendido algo muy importante, que muchas mujeres debido a la educación recibida no sabemos decir: "no, cuando algo no me gusta".

No ha sido fácil -repito-, requiere esfuerzos continuos, pero cada día que pasa todo es más natural, hay menos miedos al qué dirán los demás si les digo algo que no les complazca. Sigo trabajando mi "yo interno". Leo y mastico todo lo que encuentro y me puede ayudar a crecer y aprender de mis errores.

He aprendido a darme las gracias a mí misma por ser valerosa, por trabajar mi autoestima como he hecho, por ser capaz de "comerme el mundo" sin necesidad de nadie y a sentirme orgullosa de ser una persona con valores y principios.

He recuperado mis antiguas amistades, me he reencontrado con otras perdidas hace muchísimos años, y he conocido a otras nuevas. Todas ellas enriquecen mi vida y me hacen sentir genial.

Me he vuelto más positiva, solo pienso en el pasado para no volver a caer nunca más en los mismos errores. He sacado de mí el rencor y el odio, y espero que con un poco más de tiempo no quede resquicio de dolor. 

Y tampoco pienso en el futuro a largo plazo. Lo que tenga que venir, vendrá. Pero sé que será bueno. Mi madre siempre me decía que la esperanza es lo último que se pierde, y yo voy a luchar por no perderla.

Vivo el presente, absorbiendo cada instante maravilloso que se me presenta. Aprecio cada mirada y cada sonrisa de mi hijo, cada nuevo día que amanece. Siento una gran conexión con el mundo y me siento en paz. He vuelto a estar viva y disfruto con ello.

 

Enrique: La vida es sabia, no dejo de sorprenderme de ello, día tras día. Tan sabia que acabará por ponernos a prueba para cerciorarse si (de verdad) hemos aprendido la lección. Por tal motivo, a modo de abogado del diablo, te pregunto, Elia ¿reconocerías a una persona de estas características si, de nuevo, apareciera en tu vida? 

Elia: Creo que sin temor a equivocarme; que ahora, sí sería capaz de reconocerla. Este tipo de personas suelen tener un gran carisma. Son expertas en las tácticas de manipulación hasta que es demasiado tarde y dependes emocionalmente de ellas. No tratan a sus victimas como un igual, sino como objetos para obtener lo que ambicionan.

Tal vez sus palabras reflejan lo que llevan en su interior: mucha negatividad, resentimiento, envidia, celos, crítica, frustración, baja autoestima, necesidad de ser reconocidas, aprobadas y sentirse importantes. Son personas fracasadas y vacías.

 

Enrique: Como viene siendo costumbre, Elia, te preguntaré cinco cuestiones muy breves que, a cambio, exigen que no pienses mucho la respuestas, ¿de acuerdo? Allá vamos...

Una manía...

Elia: Estar siempre arreglada en casa, aunque sepa que no voy a salir a la calle. Es superior a mis fuerzas.

Enrique: Una frustración...

Elia: Las injusticias.

Enrique: Una película...

Elia: La vida de Brian.

Enrique: Un libro...

Elia: Cien años de soledad.

Enrique: Un hito histórico...

Elia: La invención de la imprenta. Permitió que las clases bajas tuviesen acceso al conocimiento, algo que antes era exclusivo de la clase alta y de la Iglesia.

Enrique: Has sido muy valiente al contarnos lo que otras personas guardarían celosamente -y están es su derecho de hacerlo, faltaría más-, por miedo al que dirán (de mí). Posiblemente, no llegarás a saber a cuántas personas tu testimonio habrá ayudado (o a lo mejor sí, quién sabe). Personalmente, creo que a muchas...

Desde este espacio, Elia, te reitero las gracias por tu generosidad para con el proyecto "Despierta tu mejor tú".

Elia: Gracias a vosotros y mis mejores deseos de continuidad para vuestro proyecto.

 

<<Si posees claridad, si eres una luz interna para ti mismo, nunca seguirás a nadie>>.

J. Krishnamurti, escritor y orador en materia filosófica y espiritual.

 

Imagen: Despierta tu mejor tú / Elia Rosell.

 

Categoria: 
Bookmark and Share

Comentarios

Elia ha sido muy valiente y sincera por desvestirse y mostrar su intimidad ante nosotros y hacernos partícipes de su penar y dolor por un mal amor. Por ello, tiene mi respeto y comprensión ya que yo valoro sobremanera la gente directa, sin dobleces, honesta y que se mueve por el corazón y no son inmutables y enigmáticos cual efigies.
Siempre he pensado que nunca hay que permitir que nadie, bajo ningún concepto, zarandee o pisotee nuestra dignidad ya que, en mi opinión, es lo más sagrado de un ser humano. Ciertamente, hay relaciones sentimentales en las que, quizá, una de las dos personas, parece empeñada en empequeñecer y aniquilar a la otra, cual un halcón hostigando constantemente a la inocente paloma ... Es la naturaleza del halcón, no más, pienso. Y no siempre, triunfa el halcón ...
También, creo, es importante saber salir de esos pozos negros sentimentales y volver a albergar esperanza e ilusión en el, quizá, maltrecho corazón y seguir creyendo en el amor porque siempre merece la pena y seguro que en algún lugar, no se sabe cuándo, hay alguien maravilloso que te espera ... Y lo mejor, como a mí me gusta repetir, siempre está por llegar ...
Por otra parte, laboralmente hablando, jamás hay que perder la esperanza, en mi opinión, y confiar en nosotros mismos, nunca venirnos abajo e ir en pos de nuestro sueño. porque cuando una puerta se cierra, otra se abre ... Animo, Elia.
Gracias, Enrique, extensivas a tu equipo y a Elia. Un abrazo.

Elia ha sido valiente. Y, además, creo que la entrevista ya está dando frutos por los comentarios que he recibido, a titulo particular de algunas personas... Gracias, Ver. Un abrazo.

Elia, que decirte mi niña que me ha gustado,como dices te puedes enrollar pero explicas las cosas muy bien con detalles pareciendo como si hubiera vividos esos hechos. Eres un ejemplo cariño, eres la fuerza en persona, ahora estoy llorando porque sabes que me recuerda a mi etapa de aislamiento y anulación también consentida por mi. Tu te preguntas el porque lo consentiste, yo me pregunto el porque me hizo este daño gratuitamente, porque destruir a una persona que nunca había hecho nada malo. En fin supongo que todo lleva su tiempo y a mi me falta décadas. Antes de conocerte te admiraba por la fuerza que desprendía tus escritos, después de compartir esos dias en Tenerife me reafirmo no solo por la fuerza sino por lo buena persona que eres, por tu sentido de humor, por como encaras el dia a dia, por no rendirte nunca, por no dejar nunca por perdida una guerra aunque hayas perdido varias batallas. Te quiero mi niña y me encanta leerte felicidades, y como dicen por aquí estoy orgullosa de ser tu amiga.
Hace unos segundos · Me gusta

Elia, estoy muy orgulloso de lo que has logrado.

Un abrazo muy fuerte.

Quiero responderos a todos con un poema de Jorge Luis Borges, que fue durante mucho tiempo la presentación de mi perfil en Lycos, en una época en que acababa de separarme y no tenía amigos ni nadie con quién hablar. Gracias a ese perfil, conocí por ejemplo a Juan Pedro, allá por el año 2001 y gracias a esta entrevista... estoy segura de que conoceré a otras personas que enriquecerán mi vida y que metafóricamente y haciendo alusión al poema pasarán serán una hoja de mi árbol.
Con él quiero daros las gracias por vuestros mensajes y expresar también lo que significa para mi la amistad. Gracias Ver, Enrique, Luna Nueva y Juan Pedro.

EL ARBOL DE LOS AMIGOS (Jorge Luis Borges)

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.
Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Realmente interesante la forma tan sencilla en la que Elia explica algo tan complejo como es su historia. Una mujer que ha superado las barreras con las que se ha encontrado a lo largo de su vida, que ha perseverado en su deseo de alcanzar las metas que se había fijado, que se ha forjado a sí misma en un mundo hostil y que ha conseguido mantenerse a flote siendo consciente de lo que ello podía implicar. Admiro su postura, su entereza y el saber mantenerse en el lugar que le correspondía. Me parece fantástico el que no haya cedido un ápice de su territorio, el que haya sabido mantener cada cosa en su lugar, pese al caos reinante en un sector nefasto de su andadura. Sinceramente la felicito.
Cualquiera que, ajeno a esta problemática dé lectura a su relato, podría darle un caríz diferente al real. Siempe, en casos parecidos, se censura a la mujer por no tener valor suficiente para dar el gigantesco paso que Elia dio. No se entiende lo que es vivir en un espiral en el que la fuerza centrípeta te atrapa mediante chantajes físicos o emocionales, donde el gris es el color que tiñe los días y el ánimo, donde cada paso que se da ha de hacerse de puntillas porque la inseguridad es el alimento del alma.. Nadie que desconozca ese suplicio puede entenderlo.
Se mantienen dos luchas paralelas en dos vidas paralelas, pero todas convergen en la misma persona. Una de las luchas consiste en salir adelante trabajando, en lo cotidiano, sin exteriorizar lo que se siente, maquillando cualquier adversidad con una sonrisa. Difícil tarea!
La otra lucha es la interna, en la que te debates entre lo correcto e incorrecto de la situación y del análisis particular que se pueda hacer de ella. Rebelarse y abatirse, animarse y hundirse...todo es contradicción, todo provoca dolor y pesar.
A esto se le añade el intento de que los hijos, si los hay, se puedan mantener al margen de toda la podredumbre de la situación.
Con respecto a las vidas paralelas, sólo diré que una es la real en la que se siente que nada merece la pena, y la otra es la que se va forjando en la mente a título de sueño, de meta. Elia fue a por su sueño!
Muchas, demasiadas mujeres somos conocedoras en primera persona de historias como la de Elia. No en todos los casos se tiene el norte bien marcado, desgraciadamente, por lo que mantener "la cordura" y buscar un punto de salida, es, a veces, misión imposible.
Como mujer y como persona, afirmo con contundencia que admiro a Elia y aplaudo su aplomo y sus logros. Le deseo lo mejor, tanto para ella como para su hijo. Un abrazo!

Elia: creo que eres un ejemplo de mujer, de coraje, de que "se puede" aunque el camino sea arduo y pedregoso, que has puesto mucho empeño y voluntad en salir de una situacion tremenda, en realidad de varias a las que has debido enfrentarte en la vida, pero has salido absolutamente victoriosa.
Creo que nos servirás de ejemplo a muchas mujeres que pasamos situaciones semejantes, y tambien las que no les ha pasado, para estar alertas a lo que les dicte su intuicion, a hacerle caso a nuestro corazon.. a no bajar los brazos y a seguir luchando siempre...
Has sido muy valiente y generosa al compartirlo. Te lo agradezco en nombre de todas aquellas mujeres que tenemos una gran necesidad de afecto y que somos "presas " faciles de estos depredadores.

Contundentes comentarios los de Ver, Luna Nueva, Juan Pedro, Inma y Viviana,. Es un placer leer vuestros comentarios... Un abrazo a tod@s

Elia, eres una mujer valiente, luchadora, que has pasado por muy malos momentos en la vida y has sabido salir muy airosa de ellos. Creo que eres un ejemplo a seguir por tu grandeza interior, tu coraje y tus ganas de salir siempre adelante. No cambies nunca. Te deseo lo mejor, porque te lo mereces.

Hola Elia. Te conozco desde hace tiempo, aunque nos hemos visto intermitentemente a lo largo de estos años.
Eres una mujer valiente y sincera y te he visto resurgir como el ave fenix, desde el fondo del pozo hasta la superficie.
Nosotras venimos de una generación que nos han inculcado la supeditación al hombre en casi todos los campos, y esa barrera cuenta quitarla de lo mas profundo de nuestra mente. Pero con constancia y voluntad se puede superar.... solo hay que verte ....
Sigue así de fuerte !! Eres un ejemplo a seguir para muchas mujeres.
Muchos besos

Gracias por vuestros comentarios, Begoña y Rosa. Apoyar a los amigos es un gesto de genuina amistad... Saludos.

Conozco a Elia hace unos 10 años y también su relación "toxica"; nos engaño a tod@s los que estábamos en su círculo de amistades durante 8 años. Ahora ,después de casi cuatro años sin vernos, hemos retomado la amistad como si no hubiera pasado el tiempo, sigo siendo una buena amiga, sincera como lo es en este artículo. Tiene mucho mérito todo lo que ha realizado en su vida y no ha perdido nada que valga la pena de esa relación, ha aprendido mucho y lo está llevando muy bien, ha ganado un hijo maravilloso que siempre la apoyará, así como la apoyamos sus amig@s.
Me consta que conseguirá un trabajo y seguirá sacando a su hijo adelante, además de esta faceta suya ,que yo desconocía de escritora.
Ya sabes que estoy de tu lado y "si me necesitas silva"
Tu amigo
José María

Me alegra saber que ya te amas...la tolerancia que has tenido al pasar por tanto sufrimiento, te ha enseñado y abierto una puerta, la de la vida...que siempre estuvo abierta, pero que no viste la Luz...se que cuesta cruzarla, cuando estás drogada por la persona tóxica, sólo ves por sus ojos...
Bienvenida al jardín de la Luz...a la vida...ayer leí una frase que me impactó, de uno de mis pintores favoritos "Picaso"..."que la inspiración te coja trabajando", sorprendente frase..., y tu una bella inspiración, para los que tenemos la gran suerte de habernos cruzado contigo...eres linda...una bella persona, luchadora y madre, IM PRE SIO NAN TE MUJER...Una auténtica Dama...un beso y que tq <3

IMPRESIONANTE!!!! Enhorabuena y muchas como tú deberían existir.

Añadir nuevo comentario

No se publicarán los mensajes que sean intolerantes o irrespetuosos y que no sigan las reglas de netiqueta.

Los campos marcados con * son obligatorios.
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Introduce los carácteres mostrados en la imagen