Johnny cogió su fusil (1971)
Johnny cogió su fusil.
Director: 
Dalton Trumbo
Título original: Johnny Got His Gun (1971)
Reparto: 
Timothy Bottoms, Dinald Sutherland, Diane Varsi.

Sinopsis

Johnny, un joven combatiente de la Primera Guerra Mundial, despierta totalmente confuso en un hospital. Con las extremidades superiores e inferiores amputadas, ciego, sordo y mudo de por vida a causa de una explosión sucedida durante un bombardeo, se ve reducido a un simple torso viviente. Tras largo tiempo de insufrible inactividad corporal, gracias al Código Morse, suplica que acaben con él pero su petición es ignorada y su cuerpo, inútil y totalmente inmóvil, es abandonado en un almacén.

Imagen: material gráfico de sus respectivos propietarios, productora World Entertainment.

Merece que la veas por...

La vida no siempre transita por los caminos deseados. En ocasiones el horizonte soñado se encuentra tras montañas escarpadas que resultan, al menos a simple vista, imposibles de salvar. No cabe duda de que con ayuda la carga siempre resulta más llevadera, pero no siempre se cuenta con ella. En tal caso, rendirse es tan lícito como luchar aunque socialmente mucho menos recomendable. De eso en concreto trata esta película, de la ruptura de los convencionalismos sociales a favor de la libertad individual.

En líneas generales Johnny cogió su fusil es todo un alegato antibelicista y a favor de la eutanasia que, por su brutal realismo, no deja indiferente a nadie. Intenta ponerte en situación: En una guerra que supuso la pérdida de miles de vidas, de jóvenes vidas de procedencia humilde que solo buscaban la posibilidad de tener acceso a la universidad o a un segundo médico de calidad de manera gratuita, el sentimiento patriótico brilla por su ausencia al tiempo que la necesidad aflora. En ese marco de inexperiencia y desesperación surge la eutanasia como vía alternativa para paliar el sufrimiento de un cuerpo sesgado incapaz de continuar con su ciclo vital. Johnny, el protagonista absoluto de la cinta, sufre en primera persona los estragos del frente cuando un bombardeo lo convierte en una cabeza pensante que razona y elabora juicios unida en exclusiva a un trozo deforme de tronco. Salvo pensar, es incapaz de hacer nada por sí mismo. Aislado del mundo exterior, su existencia no mantiene un solo resquicio para la esperanza o la mejora porque, por mucho que se empeñe, su situación no cambiará, sus sueños no se verán nunca cumplidos ni sus expectativas realizadas. Tal como transcurre la existencia del protagonista cabe preguntarse que, si vivir dignamente es un derecho, morir de la misma manera también debería serlo. Por mucho que nos pese, Johnny cogió su fusil es la evidencia fílmica de que hay situaciones mucho peores que la muerte.

Mientras miremos a un lado cada vez que la cruda realidad que nos rodea se cruce en nuestro camino, creeremos que expresar los sentimientos nos hace débiles, permitiremos que nuestros hijos jueguen a matarse con la naturalidad de una puesta de sol, gritaremos enfadados cuando la lenta afluencia del tráfico no nos permita avanzar al ritmo que deseamos, criticaremos, discutiremos, haremos reproches, señalaremos con el dedo... Mientras eso ocurra seguiremos relativizando nuestro tiempo, como si cada minuto nos perteneciera, pasando por alto que, para lo bueno y para lo que no lo es tanto, una semana son solo siete días. No lo olvides.

<<Una de las consecuencias de la guerra es que priva al hombre de su propio combate individual>>.

    François Truffaut, director de cine, crítico y actor francés.

(Dedicado a Antonio del Amo, lector de "Despierta tu mejor tú")

Bookmark and Share

Comentarios

Vi la película con un grupo de amigos de juventud y me impresionó, no me importaría volver a sentarme tranquilamente a verla. Voy a mirar si está disponible en Amazon. Bon dia

Buenos días, Teresa. Yo vi la película quince años después de la primera vez y te puedo asegurar, con total sinceridad, que la madurez que proporciona el paso del tiempo recrudece aún más la historia de Johnny. Tal real como la vida misma.

Gracias, Silvia, por el detalle. Con tus reflexiones tienes el don de poner el dedo en la llaga. Un saludo.

Gracias a ti, Antonio. Vuestras sugerencias son los cojines mullidos que hacen más placentero el descanso en este sofá. Un abrazo.

¿Dónde dirías que empieza y acaba la libertad individual? Silvia. Yo no lo tengo muy claro. Pensarás que soy algo pesado con mis preguntas, sin embargo estoy seguro que al igual que yo, hay muchas personas que tampoco lo tiene claro. Gracias

Perdona la tardanza, Andrés. En realidad yo no pienso nada de nadie, mucho menos si esos pensamientos no conducen a ninguna parte. Tus preguntas VIVIFICAN y siempre son bienvenidas, para mí eso es más que suficiente. Personalmente no considero que la libertad individual tenga un límite salvo, claro está, en los casos en los que la capacidad intelectual y/o psíquica esté mermada y cuando se atente contra las normas de conducta establecidas en sociedad o supongan un peligro colectivo. Aun a riesgo de que nuestro querido Enrique se lleve las manos a la cabeza, no creo que a nadie se le pueda obligar a vivir. Hay circunstancias personales tan desoladoramente terribles, tan... ¿sabes?, ni siquiera soy capaz de describirte con palabras el sufrimiento al que un ser humano, vulnerable como cualquiera de nosotros, debe enfrentarse a diario. ¿Consuelo?, hay situaciones en las que el consuelo no tiene cabida. No somos dioses, Andrés, pese a que juzgamos las vidas ajenas con frivolidad y hasta jugamos a recomponerlas, no somos dioses, pero sí libres para decidir sobre nuestras vidas. Un abrazo.

¿Echarme las manos a la cabeza? En absoluto, ningún riesgo en ese sentido. Nada como el diálogo inteligente (y respetuoso con el medio ambiente), para poner en el tapete lo que, personalmente, opino sigue siendo uno de los más profundos tabúes: la libertad individual y sus límites.

Añadir nuevo comentario

No se publicarán los mensajes que sean intolerantes o irrespetuosos y que no sigan las reglas de netiqueta.

Los campos marcados con * son obligatorios.
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Introduce los carácteres mostrados en la imagen