Es fundamental la actitud de uno mismo ante momentos adversos

Carmen M. Tena

Os presento a Carmen, que como ella dice -sonriente- ronda el medio siglo de existencia. Aragonesa, divorciada y con dos hijos que superan los 20 años:

Inició su formación académica diplomándose en Magisterio, continuó dando otro paso adelante licenciándose en Filosofía y Ciencias de la Educación, y culminó su bagaje con la obtención del doctorando en Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Compagina su trabajo pedagógico entre alumnos de Educación Secundaria y alumnos universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Ha asistido como ponente experta en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en diversos congresos en universidades españolas y americanas.

Conocí a Carmen en una etapa compleja y dura de su vida: el mayor de sus hijos había sufrido -recientemente- un gravísimo accidente de automóvil. No dudo que en la intimidad le asaltase el rostro del desánimo, o que la tristeza buscara cobijo en su alma en aquellos días; pero, a pesar del golpe recibido, ella parecía no perder su espíritu de lucha y su capacidad para reponerse y adoptar la decisión más conveniente en cada situación.

Hoy estoy aquí para estrevistarla y para que su experiencia nos sirva de inspiración y de guía sus palabras...

Enrique: En primer lugar unas preguntas relacionadas con tu dedicación profesional. Carmen, ¿qué papel ha jugado en tu vida el mundo de la docencia?

Carmen: La docencia ha sido mi trabajo desde los 20 años, un trabajo que me ha gustado mucho y me ha dado grandes satisfacciones.

Ser docente no lo elegí por vocación, sino por circunstancias de la vida, pero acerté de lleno. Sin embargo, creo que hubiera habido otras muchas profesiones que me hubieran gustado y habría desempeñado bien. Al final es más una cuestión de actitud que de otra cosa.

Enrique: ¿Los padres españoles han perdido la confianza en el profesorado? Padres y profesores quieren lo mejor para sus hijos y alumnos, respectivamente, ¿puede que haya algún tipo de falta o retroalimentación en la comunicación entre ambas partes? De ser así, qué propondrías ante tal situación...

Carmen: La profesión docente está muy desprestigiada en la sociedad española, a pesar de la importantísima labor social que representa. Los profesores no son valorados, apoyados ni bien pagados. Este hecho contribuye a que los padres cuestionen la labor docente y pongan trabas a su actividad.

Para solucionar esto, creo que debería haber una concienciación en la sociedad de la importancia del trabajo docente y de su capacitación para desarrollar su labor. Por otra parte, la Administración debería velar para que la formación de los futuros docentes fuera muy buena.

Enrique: Eres una profesora con una alta cualificación pedagógica y trayectoria profesional impecable, de eso no me cabe duda alguna, por ello quiero preguntarte, Carmen, ¿cuál es tu opinión personal sobre el momento actual en el que se encuentra en nuestro país la enseñanza en general y la universitaria en particular?

Carmen: El momento actual de la enseñanza en nuestro país es muy delicado, como en muchas otras áreas. Es delicado por dos causas: la falta de recursos y los bajos resultados académicos.

La falta de recursos, debido a la crisis económica que sufrimos en el país, es cada vez mayor y esto repercute directamente en la calidad de enseñanza que se ofrece en las aulas.

Bajos resultados académicos, que se arrastran desde los primeros años de escolarización, afectan a todas las etapas, sobre todo, a la universitaria, donde se manifiesta en estudiantes que tienen dificultades para salir bien formados y poder ser buenos profesionales.

A mi juicio, debería haber un consenso de todos los partidos políticos en el área educativa, aportando los recursos necesarios que garanticen la calidad y adecuando los instrumentos para que el nivel académico suba.

Enrique: Un acontecimiento dramático irrumpió en tu vida personal y familiar: el grave accidente de automóvil que sufrió tu hijo mayor. Ante lo inesperado, el tiempo se para; incluso, también puede que nuestra vida nos parezca que se queda en el aire... Cómo afrontaste el dolor y la nueva situación que los hechos te impusieron, Carmen.

Carmen: En momentos extremedamente graves y críticos aflora el dolor, el desconsuelo, la desesperanza, el abatimiento; pero esos sentimientos, totalmente lógicos en ese momento tienen que superarse o, mejor dicho, tiene que superarse el bloqueo que estos sentimientos causa.

Desde los primeros momentos hay que luchar para intentar resolver el problema o, al menos, contribuir a ello.

Yo, desde los sentimientos de dolor intensos, puse en marcha todas las estrategias a mi alcance para propiciar la curación de mi hijo y, en parte, por eso, conseguimos lo que hay quien define como un milagro: su curación casi completa.

Enrique: En momentos difíciles, las personas intentamos prestar nuestra ayuda a un ser querido o a un amigo; pero, no siempre esa ayuda es efectiva o es la adecuada. Carmen, ¿cuál crees que puede ser la mejor ayuda que se le ha de ofrecer a una persona cuando está pasando por lo que tú has pasado? O dicho de otra forma, ¿qué tipo de ayuda te hubiese gustado recibir?

Carmen: En esos momentos tan duros parece que nada ni nadie te puede ayudar, no se ve salida al túnel; pero la aportación de los familiares, amigos y conocidos es muy valiosa e importante.

Yo tuve la suerte de tener el apoyo de muchas personas, familiares, amistades y hasta compañeros y alumnos. Sin embargo, igual que me sorprendieron positivamente la aportación de muchas personas, también me defraudó la falta de interés de otras a las que suponía apoyo incondicional.

A pesar de lo importante del apoyo externo, al final, lo más importante es la actitud y el esfuerzo de uno mismo.

En mi caso, luché como si todo dependiera de mí. Puse todos mis esfuerzos y energías en posibilitar a mi hijo lo mejor, a nivel material y a nivel afectivo. Lo llevé a la mejor clínica, le di positividad, motivación y alegría todos los días, de los largos meses, que tuvo que estar hospitalizado.

Así pues, importante el apoyo externo, pero fundamental la actitud de uno mismo, ante momentos adversos.

Enrique: Hay un sentimiento que lastra a las personas y no les deja encarar nuevos ciclos de sus vidas, incluso llega a convertirse en una fiel compañera de viaje en nuestra existencia. Aunque no tuviste relación alguna con el accidente que tu hijo sufrió, con todo y con eso ¿Cómo encaraste la culpa, Carmen? En la mayoría de los casos los padres y madres se culpan de lo que les ha sucedido a sus hijos...

Carmen: Yo nunca me sentí culpable, siempre hice lo que consideré mejor para mi hijo. También me cuidé mucho yo, porque la recuperación de mi hijo dependía, en parte, de mi actuación ante él y porque yo también lo merecía.

No solo no me siento culpable de nada, sino que me siento muy orgullosa de haber sido capaz y valiente para afrontar el durísimo revés que me dio la vida, actuando adecuadamente durante el proceso de curación de lesiones muy graves y contribuyendo a una sanación casi completa de mi hijo.

Enrique: Carmen, cinco cuestiones muy breves y una sola condición..., que no pienses mucho la respuesta, ¿de acuerdo?

Una manía...

Carmen: El orden.

Enrique: Una frustración...

Carmen: La falta de paz en el mundo.

Enrique: Una película...

Carmen: El lado oscuro del corazón de Eliseo Subiela.

Enrique: Un libro...

Carmen: La historia interminable de Michael Ende.

Enrique: Un hito histórico...

Carmen: La Constitución española de 1978.

Enrique: Siempre es un placer charlar contigo, Carmen. Quedo agradecido por las ideas valiosas que has compartido con todos nosotros y por el apoyo al proyecto "Despierta tu mejor tú".

Carmen: Gracias, Enrique, por haber confiado en mí para ayudar con mis aportaciones a tu proyecto, al cual deseo mucho éxito.

 

...Me quito el sombrero con Carmen: supo aceptar el dolor y no reprimirle. Su capacidad de discernimiento, para pasar a la acción con la estrategia correcta, facilitó la transformación del dolor en curación... A mí, que tanto me gusta el ajedrez, tengo que decir que Carmen dio un magistral jaque mate a la Adversidad...

<<No te conoces del todo hasta que la vida no te da jaque... mientras tanto la idea que tienes de ti mismo o de quién crees que eres solo es un conocimiento fragmentado o incompleto; me atrevería a decir, sencillamente, teorico y especulativo>>. 

                                                                                        Despierta tu mejor tú

 

Imagen: Despierta tu mejor tú / Carmen M. Tena.

Categoria: 
Bookmark and Share

Comentarios

Nada define mejor esta entrevista que la última frase:
<<No te conoces del todo hasta que la Vida no te da jaque... mientras tanto la idea que tienes de ti mismo o de quién crees que eres solo es un conocimiento fragmentado o incompleto; me atrevería a decir, sencillamente, teorico y especulativo...>>.

Despierta tu mejor tú

La Vida también aporta su granito de arena en el conocimiento de uno mismo. Gracias por tu comentario, Marian.

Añadir nuevo comentario

No se publicarán los mensajes que sean intolerantes o irrespetuosos y que no sigan las reglas de netiqueta.

Los campos marcados con * son obligatorios.
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Introduce los carácteres mostrados en la imagen