Nos ocultamos

Nos ocultamos de nosotros mismos_www.despiertatumejortu.es

<<Cuando la necesidad nos arranca palabras sinceras, cae la máscara y aparece el hombre>>.

Tito Lucrecio Caro, poeta y filósofo romano.

 

EL  LOCO

Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió: 

Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras

-sí; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscaras por las calles

atestadas de gente, gritando:

-¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!

Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué

a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome grito:

-¡Miren! ¡Es un loco!

Alcé la cabeza para ver quién gritaba, y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro, y mi alma se inflamó de amor al sol,

y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité:

-¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras!

Así fue que me convertí en loco. Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido,

pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser. Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad;

ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón.

 

Gibrán Khalil Gibrán, poeta, pintor, novelista y ensayista libanés.

 

*Por gentileza de Francisca os dejo un enlace de la Ópera Pagliacci, de Ruggiero Leoncavallo. el final del primer acto "Vesti la Giubba" (Ponte el traje)

 

Imagen: Despierta tu mejor tú.

 

Bookmark and Share

Comentarios

Hace ya algunos años (¿por casualidad...?), escuché por primera vez algo de Ópera y concretamente la que te reseño en el enlace, al final del comentario. Recuerdo que -literalmente- me estremecí y supe que, desde ese momento, la Opera iba a formar parte de las aficciones de mi vida. He escuchado muchas obras, pero ésta, no sé si por ser la primera o porque aún ahora, pasado el tiempo, ese primer estremecimiento sigue recorriendo mi cuerpo y llegando a mi alma... sigue siendo de mis favoritas.
Al leer tu frase referida a las máscaras, Enrique, enseguida la recordé y quiero compartirla contigo y con todos los lectores de Despierta tu mejor tú. Es el aria titulada "Vesti La Giubba" (Ponte el traje) de la Ópera Pagliacci de Ruggiero Leoncavallo, interpretada por el genial Pavarotti.

https://www.youtube.com/watch?v=I3R25CPb1Y0

Saludos. Francisca.

Una magnifica aportación, Francisca. Es como si le hubieses puesto música a la "Postal"... Gracias y un Saludo.

Es verdad...muchas veces.. Cuando uno se quita mascaras.. Se queda solo... Pero bueno es el precio de ser uno mismo. Mas vale solo ... que acompañado y con mascara de cara a la galeria, lo tengo bien aprendido que te crea enemigos porq a la gente le gusta que formes parte de la manada" pero a veces hay que saber elegir

Todo tiene un coste en la Vida: un precio. Y ese precio se cobra te guste o no te guste. Mahatma Gandhi lo pagó, Martin Luther King lo pagó, John F. Kennedy, lo pagó, Sócrates "el tábano de Atenas" también lo pagó, junto con un largo número de personas conocidas en la historia de la humanidad, lo pagaron. Incluso, nuestros sueños y ambiciones tienen un precio... Muy interesante tu comentario Amaia, Gracias. Saludos.

No creo que sea malo ponerse una máscara, en algunas ocasiones, puede ser hasta necesario. Lo realmente interesante es saber, ser conscientes que "llevamos esa máscara puesta", que en ningún momento esa máscara somos nosotros, que no me identifico con ella, que nosotros, nuestra realidad, nuestro "yo" más interno, ese no tiene máscara alguna,está libre de ataduras, de conceptos, que nosotros no somos lo que representamos, que "somos esencia", sólo entonces seremos libres, sabremos que estamos actuando, protegiéndonos, incluso. Sólo desde ese conocimiento, la máscara nunca podrá atrapar nuestro SER.
Anthony de Mello dijo: "La verdad que nos libera suele ser la que menos queremos escuchar". Y yo digo: la máscara que nos ponemos es la parte de nosotros que no queremos ver. Ese creo que sería el motivo de reflexión, saber la máscara o máscaras que utilizamos; qué queremos tapar de nosotros o que queremos reflejar de nosotros que no somos. En ese momento comenzará nuestro proceso de liberación. Saludos. Francisca.

Cierto: "Lo interesante es saber, ser conscientes que llevamos una máscara puesta". Es lo que yo denomino como "que no se te pegue la máscara a la cara y no puedas desprenderte de ella..." Muy buena tu reflexión, Francisca. Un abrazo.

Añadir nuevo comentario

No se publicarán los mensajes que sean intolerantes o irrespetuosos y que no sigan las reglas de netiqueta.

Los campos marcados con * son obligatorios.
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Introduce los carácteres mostrados en la imagen